Gualtallary: terroir de diseño

Gualtallary: terroir de diseño
La expresión única de un viñedo

Escondida dentro del Departamento de Tupungato, Gualtallary es un secreto de altura donde nacen algunos de los mejores vinos de la región del Valle de Uco. Allí Rutini Wines cuenta con ciento cincuenta hectáreas en las que cultiva cepas Chardonnay, Sauvignon Blanc, Torrontés, Gewürztraminer, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Syrah y Cabernet Franc. Bajo la dirección y cuidado de del enólogo Mariano Di Paola esas uvas se transforman en extraordinarios vinos con una personalidad única.

Esta región hoy cuenta con 2250 hectáreas plantadas, de las que aproximadamente la mitad son de Malbec y el resto se reparte principalmente entre Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Chardonnay y Pinot Noir. Quien haya probado varietales o blends elaborados con estas uvas sabe que Gualtallary es un exclusivo paraje donde se cultiva la excelencia. La amplitud térmica, la composición de los suelos y el abundante sol son algunos de los rasgos que constituyen el perfil único de esta región dentro del Valle de Uco. La nueva planta de Rutini Wines en Tupungato obtiene de su finca de Gualtallary algunas de las uvas más preciadas para elaborar sus vinos.

Gualtallary es un distrito en el que los cultivos se realizan en un rango de altura que va de los 1080 metros sobre el nivel del mar y llega hasta los 2020. Esos 1000 metros de variación son los que perimten la amplitud térmica que caracteriza a este microclima que desafía a los viñedos a concentrar lo mejor de sí en cada uva.

Hasta la década de los noventa, Gualtallary era una región en la que podían verse ciruelos o nogales extendiéndose sobre las laderas de suelos pedregosos. Esos cultivos tradicionales de la zona abrieron el camino para el cultivo de la vid en condiciones más frías y austeras. Lo que se buscaba era una uva que tradujese la intensidad de ese microclima. Desde aquellos primeros años de los años noventa en los que comenzaron los cultivos a nuestro 2018, ha pasado mucha agua bajo el puente. Muchas bodegas han incursionado en la región y han logrado vinos únicos que representan este magnífico terroir que se despliega en el Valle de Uco con el volcán Tupungato como vigía.

Dicen que Tupungato en la lengua de los pueblos originarios significa “mirador de estrellas”. Gualtallary se luce bajo ese cielo estrellado al pie de la cordillera y Rutini Wines celebra en sus vinos los matices únicos que esa tierra árida y silenciosa nos brinda en cada cosecha.